Como hemos visto en nuestros artículos anteriores sobre FinTech en China, el crecimiento del mercado en el lugar de nacimiento de Ant Financial y Tencent no ha hecho más que empezar. China hace sombra a los Estados Unidos cuando se trata de pagos móviles. La tasa de adopción en pagos móviles es increíble, a tal punto que existen ya casos de comerciantes que rechazan efectivo, algo que el Banco Popular de China (BPC) considera inaceptable.  En 2018, después de realizar una campaña nacional para exponer negativas ilegales de efectivo, BPC encontró 602 casos.

En Julio, El PBC publicó una declaración formal:

“En los últimos año ha habido problemas con la circulación del efectivo del renminbi, y la respuesta del público ha sido intensa”, dijo el BPC en una declaración adjunta. “A los consumidores de las zonas turísticas, restaurantes y comercios minoristas se les ha rechazado su efectivo, lo que ha dañado el estado legal del renminbi y el derecho de los consumidores a elegir entre los métodos de pago”.

El Gobierno ha tenido que tomar medidas para garantizar que los “Tech Giants” no se vuelvan demasiado gigantescos.

En primer lugar, todos los grupos de pagos de terceros deben  mantener el 100% de los depósitos en efectivo de los clientes en cuentas sin intereses en el BPC. Este nuevo requisito privará a Ant Financial y Tencent de hasta $1,000 millones en ingresos por intereses.

A los grupos también se les negaron licencias para lanzar negocios de calificación crediticia por parte del banco central. Las licencias fueron denegados debido a que existe mayor preocupación de que las puntuaciones de crédito proporcionados por los grupos puedan usarse para forzar a los usuarios a comprar más productos.

Ironicamente , la nueva ley ha obligado a las empresas a ‘modernizarse”, obligando aceptar el pago en efectivo.